Amores de Simón Bolívar

 

Simón Bolívar, proclamó a los cuatro vientos que tuvo 35 mujeres en sus 47 años de vida.

 

 

Simón Bolívar, por su infancia tan carente de afectos, tenía necesidad de seducir, de ser amado, admirado, y eso lo llevaba a buscar nuevas experiencias”. Nuestro Libertador fue un hombre de carne y hueso, lleno de virtudes y debilidades como cualquiera de nosotros. Una de sus mas grandes debilidades fueron las mujeres y en su vida brillaron de todos tipos, colores y condiciones. Bolívar supo apartar tiempo en su lucha por la Independencia para amar a un buen numero de integrantes del bello sexo.

 

 

 

 

 

 

 

Su primer amor fue Maria Teresa Toro y Alayza con la que se caso en Madrid el 13 de abril de 1802. Con ella trato de fundar una familia y llevar una vida normal como un terrateniente de la época. Maria Teresa muere a los ocho meses de matrimonio dejando a nuestro Libertador en la soledad más grande y jura no volver a casarse. Promesa que cumple con una gran  determinación.

 

En el viaje hecho por Europa para olvidar el dolor de su pronta viudez. Hubo amores furtivos con una dama francesa, Fanny Du Villars, a quien frecuentaba en los salones, a los cuales iban los hombres políticos, militares, diplomáticos, científicos, comerciantes y las bonitas mujeres.   Hermosa mujer de 25 años , casada sin amor con un hombre bastante mayor que ella, el Coronel Dervieu du Villars. Fanny hace que la vida del venezolano sea la mas grata posible en París en el naciente Imperio Napoleónico.

 

 

Fanny Du Villars prima y amante del Libertador Simón Bolívar.
 

 

 Cuando el Coronel Bolívar en 1812; a raíz de la caída de La Primera Republica; abandona Venezuela, ofrece  sus servicios al gobierno neogranadino y es enviado al Bajo Magdalena, en la población de Salamina conoce a Anita Lenoit, hija de padres franceses que vivían ahí desde hace un tiempo. Ella tenía 17 años, era muy culta, con una cultura poco común en esa época. La relación fue breve, el siguió su marcha y ella lo sigue hasta Tenerife pero Bolívar la devuelve al hogar de sus padres, permaneciéndole fiel la mujer durante 18 años. Anita fue en su busca llegando el 18 de diciembre de 1830.

 

Simón Bolívar en la Campaña Admirable tuvo un romance con Juana Pastrano Salcedo; en Capacho; a los años al pasar por la zona recordó a su amante, pregunto por ella pero la madre de la muchacha la oculto en Piedra Gorda. Una relación formal y larga fue la que tuvo el Libertador con Josefina Machado. Ella le acompañó en sus batallas seguida de su madre y hermana. Bolívar la conoció cuando hizo la entrada en Caracas en agosto de 1813. Era ella una de las muchachas que entregó a el caraqueño una ofrenda de flores.

 

 Lo acompañó por 6 años, siendo la más desafortunada de los amores de el héroe, pues al amor seguían las agonías de la guerra y la ausencia. Por ella se dice que El Libertador hace detener por cuatro días la expedición que viene a libertar a Venezuela para esperar el arribo de Josefina llegada tardamente a Los Cayos. Ella sigue  a Bolívar a Los Llanos donde se enferma y muere de tuberculosis en Achaguas en 1820. También  existió Isabel Soublette; hermana del General Carlos Soublette.

 

 El Libertador conoce luego a Julia Corbier. Pernoctaba con ella cuando sus enemigos envían a un esclavo para que lo mate en la pensión que vivía. Asesinan a Félix Amestoy que lo esperaba acostado en su hamaca .

Bernardina Ibáñez es otro amor en la vida del guerrero, la conoce después de la Batalla de Boyacá. La llamaba “La melindrosa”. Después aparece el amor apasionado y violento en la vida de nuestro héroe.

 

 Manuelita nunca compartió casa común con el Libertador. Ella vivió  en Lima, en la calle Junín 277, Plaza Bolívar, Pueblo Libre; una casona que, convertida en centro cultural, se conserva como en sus mejores tiempos, y la usamos de locación para las tomas fotográficas.

 

 

 

 

 La libertadora de El Libertador ...

 

 

Manuelita Sáenz

 

compañera sentimental de Simón Bolívar, reconocida

 

 La bella muchacha se había pasado casi toda la infancia metida en conventos donde sus padres la enviaron para que la criaran y la educaran, debido a que su familia era humilde.  Manuela sabía leer —y lo hacía con frecuencia— escribía y tenía buenas bases de aritmética.  Tenia un temperamento algo rebelde. Cuando aun era una menor de edad, fue expulsada del convento Santa Catalina. Era una mujer ambiciosa, inteligente y decidida. A los 19 años se casó con el naviero ingles James Thome en Panamá, el mismo que fue asesinado en 1847.


 

 

 Al terminar de pacificar el Perú a fines de 1823 El Libertador  emprende el retorno a Lima donde lo esperaba Manuela, en el camino conoce a Manuelita Madroño, de 17 años. Fue una aventura galante de pocos meses. Ellas no fueron las únicas , existieron Teresa Laines, Manuelita White, Joaquina Garaicoa, Teresa Mancebo, Aurora Pardo y muchas mas.

 

La valentía de Manuela y su amor por El Libertador llegaron a su máxima expresión una noche de 1828 cuando unos oficiales alzados intentaron asesinar a Bolívar quien se encontraba con Manuela en el Palacio Presidencial. Gracias a la astucia de Manuela, El Libertador logra escapar por la ventana a tiempo y evita el encuentro con la muerte. Desde ese día, el propio Bolívar la llamó la libertadora de El Libertador.

 

Manuela enloquece a Bolívar y esta pasión lo acompaña hasta el final de sus días. Ellos se reencontraron en un baile en una bella mansión de Quito, el era un buen bailarín pero cando termino la pieza de baile el libertador es acaparado por otras damas. Este baila con otras mujeres pero vuelve a bailar finalmente con Manuela.

 

Esa noche ambos gozaron de una hermosa noche de amor. Mucho se ha hablado de esta relación. Fue una relación tormentosa y apasionada. La sociedad llamó a Manuela prostituta y se la acuso de Bruja, también se hablo que hacia orgías y que tenia relaciones con animales.

 

 Ella no vivía de los prejuicios de la sociedad.  Aunque su hombre le fue varias veces infiel, ella se mantuvo leal al libertador. Amaba al hombre y también amaba su política e ideas. Ellos estuvieron separados tres años. Luego ella va a verlo vestida de soldado. El estaba muy enfermo.  Ella lo cuidaba sin descanso. Un grupo de adversarios irrumpen en la hacienda preparando sus armas. Su amado escapa y ella queda donde es golpeada. El libertador pasa la noche bajo un puente metido en el agua hasta la cintura. Ellos se salvan mas hacen planes para un futuro juntos.  Pero se separan como medida de seguridad.

 

 


Tras la muerte de Bolívar, Manuela fue blanco del repudio colectivo. Exiliada de su país natal y con prohibición de entrada a Colombia, se instaló en el Puerto de Paita en Perú. Manuela ira presa acusada de conspirar contra el gobierno. Ella se hace picar por una serpiente venenosa pero es salvada y luego la vuelven a encarcelar. Sucumbida en una terrible amargura y atada a una silla de ruedas invalida, Manuela vivió sus últimos años recordando a sus amores con el Libertador hasta que muere por una epidemia Hoy los restos de Manuelita Sáenz descansarán junto a los de Simón Bolívar en Caracas.

 

HECHOS CURIOSOS

 

Los muros de la Quinta de Bolívar  situada en Colombia, Bogota guardan su propia historia. Una historia hasta ahora desconocida, empañetada por el paso de los años y que deja ver un capítulo más de la vida del Libertador, la vida que compartió al lado de Manuelita Sáenz. En el mirador ubicado en la parte alta de la Quinta encontraron dos jarrones pintados sobre los muros laterales. Para ello tuvieron que levantar por lo menos un centímetro y medio de capas de pintura.

 

La casa había perdido esos murales y parte de su arquitectura, porque desde que la dejó Bolívar ha pasado por muchas manos. El Libertador la entregó a su amigo José Ignacio París, quien la dejó en herencia a sus hijos y nietos. Posteriormente, la Quinta se convirtió en una fábrica de cerveza y luego en una tenería o curtiembre. Más tarde fue una escuela pública y posteriormente una clínica.

 

Así, de mano en mano, pasó sin que nadie se preocupara por preservar el sentido histórico del sitio en el que Simón Bolívar pasó algunos años de su vida, al lado de Manuelita.

 

El Sr. Presidente de la República de Ecuador, Rafael Correa, a través de su embajada en la Argentina ha donado a la ciudad de Buenos Aires un busto con la figura de Doña Manuela Sáenz, quien fue compañera del Libertador Simón Bolívar y luchó con él en las batallas por la Independencia Latinoamericana. El mismo fue emplazado en la plazoleta ubicada en las intersección de las calles Manuela Sáenz y Juana Manso, extremo norte del parque Mujeres Argentinas. La iniciativa encuadra en las actividades de la celebración del Bicentenario y es un merecido homenaje a una mujer que intervino con una demostración coraje envidiable en el movimiento que culminó con la independencia de los países de Latinoamérica. El busto fue creado por artistas ecuatorianos en bronce y erige sobre una base alcanzando toda la obra una altura total de dos metros.

 


 




En mayo de 2010, durante una visita oficial, el presidente ecuatoriano Rafael Correa develó en Buenos Aires un busto de bronce donado por su gobierno, que fue emplazado en la plazoleta ubicada en las intersección de las calles Manuela Sáenz y Juana Manso, extremo norte del parque Mujeres Argentinas en el sector de Puerto Madero. Es un homenaje a la belleza, el talento, la fuerza, la convicción y la esperanza de las mujeres que acompañaron a los ejércitos de la libertad. Su puesto en la historia se lo ganó como combatiente, como libertadora que amaba al gran libertador, y que fue inmensamente amada por él; como pareja, como compañera del comandante histórico.

 

 

DONDE ESTA EL PARQUE MUJERES ARGENTINAS ?

El Parque Mujeres Argentinas es un parque ubicado en el barrio porteño de PUERTO MADERO. Es sin dudas uno de los parques más extensos que tiene nuestra ciudad.
Fue inaugurado en Agosto de 2007.

La ubicación del parque es estratégica, a la altura del dique 3. Está emplazado a la altura de Av. de Mayo, como prolongación imaginaria del eje institucional de la ciudad. La construcción estuvo a cargo de la Corporación Antiguo Puerto Madero, posee una extensión de 53.700 metros cuadrados.

Se encuentra en Av. Juana Manso entre las calles
Manuela Saez y Marta Lynch, cruzando el Puente de la Mujer.
El nombre del Parque, sintetiza la nomenclatura de las calles de la zona, haciendo honor a las grandes mujeres argentinas. Tiene una amplia plaza central y al igual que el vecino Parque Micaela Bastidas, presenta distintos niveles creados en forma artificial, dando lugar a barrancas, que permiten una muy buena vista del lugar, enmarcado por los altos edificios que cada vez se construyen más en esa zona de Puerto Madero.

Posee diversos recorridos, rampa para discapacitados, muchos bancos, baños públicos, bebederos, una arboleda, aún joven.

Se plantaron alrededor de 1.000 árboles autóctonos, entre los que se destacan araucarias, plátanos, jacarandaes, magnolias y tipas, además de arbustos, enredaderas y otras planta
s.