CATEDRAL

 METROPOLITANA

 

Arcón de Buenos Aires

 

 

 

 

CATEDRAL METROPOLITANA

 

Rivadavia 427 y San Martín

 

El primer templo que tuvo Buenos Aires que data de la época de Garay. Es el sexto edificio catedralicio que hubo en este lugar desde la segunda fundación de esta ciudad.


Es el principal templo católico de Buenos Aires, en Argentina. Se encuentra ubicada en la intersección de la calle San Martín y la avenida Rivadavia, del barrio porteño de San Nicolás, en frente a la Plaza de Mayo. La avenida Rivadavia delimita San Nicolás de Monserrat.

 

Desde 1620, la sede religiosa sufrió siete derrumbes.

 

   

 

 

 

Nació como una humilde choza de paja y adobe, con el correr de los siglos se transformó en el hermoso templo actual. La Catedral Metropolitana, que ocupa el solar que le destinara Juan de Garay, es dueña de una larga y accidentada vida. Derrumbes, goteras, incendios, marcaron un devenir tan complejo, que la inventiva popular acuñó un buen día la frase interminable como" las obras de la Catedral", para referirse a algo que nunca finalizaba.

 

Juan de Garay asignó este solar para sede religiosa cuando se realizó la traza de la ciudad en 1580. En 1606 el obispo Carranza la remodela y le coloca un tejado con mayólica de Talavera, además de construirle una sacristia y un coro. En 1753 luego de cuantiosas reformas se derrumban dos torres a causa de una tormenta. Tras ese episodio tuvo otro derrumbe que fue a las 9 de la noche y al día siguiente continuó seis o siete de la mañana donde se derrumbaron las tres bóvedas de la Catedral destrozando así mas de dos tercios del cuerpo de la Iglesia. El obispo don Cayetano Marzellano de Agramonte cuando oyó tal situación corrió al altar mayor y logró salvar al "altísimo sacramento".  Por tal desgracia la iglesia fue definitivamente proyectada en 1754 por el arquitecto Antonio Masella.

 

En principio, el terreno vecino de la Catedral estaba destinado a cementerio, se decía en épocas atrás que era un horror. Por el aspecto que presentaba y su cercanía con la plaza, fue clausurado en 1822. El espacio, entonces, fue utilizado como el edificio de la Curia y muchos restos humanos quedaron bajo los cimientos.


 Es posible que los planos definitivos se deban al arquitecto
Antonio Masella proyectados en 1754. Tras sus sagrados muros reposan las entrañables reliquias sanmartinianas.

 

 Desde su origen sufrió muchas reconstrucciones, hasta tuvo dos torres por lo que se llamó a la calle Rivadavia “Calle de las Torres”- La Catedral era el punto referencial de la ciudad.- Al Norte se extendió el barrio de San Nicolás.- Tuvo origen en el lugar llamado “Barrio Recio” donde se instaló la capilla San Nicolás de Bari  y es el mismo predio donde hoy está el obelisco.-

 

Posee cinco anchas naves neorrenacentistas. La nave central, denominada también de San Pedro, tiene setenta y cinco metros de largo. En 1877 el arquitecto Enrique Aberg reformó la capilla lateral para poder alojar allí el Mausoleo del General San Martín, obra del escultor Albert Carrier-Belleuse.

 

 

DERRUMBES

 

Las primeras cuatro construcciones desaparecieron arrasadas por la precariedad de los materiales y la impericia de los albañiles. La quinta (1622) era algo más sólida, pero también sufrió derrumbes, remiendos y demoliciones.

En 1692 se comenzó la obra final, que constaba de tres naves y capillas laterales.

Durante 1727 se le solicitó al arquitecto jesuita Blanqui la realización de una nueva fachada con dos torres, pero el interior, sus tres antiguas bóvedas se desplomaron en 1752 destruyéndose mas de dos tercios del edificio. Allí se consigue salvar del altar el Santísimo Sacramento. La ciudad quedo verdaderamente conmovida por la catástrofe. Por suerte no hubo víctimas.

 Ese mismo año se le encargó al genovés Antonio Masella que lleve a cabo la disposición interior de la Catedral.

 

Al llegar 1770 se observaron rajaduras en la cúpula (justo cuando estaba a punto de concluirse) y se decidido rehacerla, bajo la dirección de Manuel Álvarez de Rocha.

En 1978 se decidió demoler la antigua fachada y se le encarga un nuevo frente al ingeniero,  agrimensor y Cartógrafo Colonial  portugués José Custodio de Saá y Faría.

 

En 1791 se dedicó al culto y recién en 1822 el francés Próspero Catelin, junto a Pierre Benoit, realizó el actual pórtico neoclásico inspirado en el Palais Bourbon de París. La ornamentación de la fachada delantera (o frontispicio), que fue realizada entre 1860 y 1863 por Dubourdieu. El  altar mayor de la iglesia Catedral  hacia 1766 comienza a ser tallado y se hacen dorar las figuras y columnas de los retablos, además fue construido y decorado por el vizcaíno Isidro Lorea —arquitecto, empresario, constructor e importador de maderas  que había logrado abrir  en Buenos Aires una gran ebanistería en Santa María.

 

Las piezas fueron unidas con clavos de hierro forjados por esclavos que luego se convirtieron en los primeros artesanos retablistas de la ciudad. El retablo mayor tiene un peso de 20 toneladas.

El  taller de Isidro Lorea se encargó además, de tallar y dorar el retablo mayor y retablos menores de la Iglesia de San Ignacio. Esta es la más antigua de Buenos Aires y tuvo un papel preponderante en la defensa de la ciudad ante las invasiones inglesas.

 

Para este templo Lorea también realizó un bastidor de cedro que contiene el lienzo de Miguel Aucell que representa a San Ignacio o Iñigo Loiola (fundador junto con San Francisco Xabier Jaso Azplikueta, ambos vascos, de la Compañía de Jesús o los Jesuitas) adorando a la Santísima Trinidad. Se lo conoce como “el cuadro corredizo de San Ignacio” y se utilizaba en Semana Santa para cubrir las imágenes a los fieles. Su ebanistería se encargó a su vez de construir los retablos mayores de las iglesias de los Frailes Capuchinos, de las Hermanas Catalinas, el púlpito rococó de la Basílica de San Francisco, retablos y el púlpito de la Iglesia y Convento Santa Catalina de Siena.

 

 

Catedral en 1830

 

haga click en la imagen para ampliar

( FOTOGRAFÍAS PANORÁMICAS )

 

 

El templo está bajo la advocación de la Santísima Trinidad. El Altar Mayor es de estilo barroco de fines del siglo XVIII y cuenta con un admirable Cristo tallado en una pieza de madera de algarrobo, policromada, obra del portugués Manuel de Couto. Es la imagen mas antigua de la ciudad del año 1671. Está ubicada sobre la Avda. Rivadavia frente a Plaza de Mayo - Este Monumento Histórico Nacional está ubicado en el solar que Juan de Garay en 1580 destinó para Iglesia Parroquial. En la cuarta capilla se encuentra el mausoleo del gral San Martín que data de 1880.

 

 

La Catedral metropolitana nació como una humilde choza de paja y adobe, con el correr de los siglos se transformó en el hermoso templo actual.- Desde su origen sufrió muchas reconstrucciones, hasta tuvo dos torres por lo que se llamó “Calle de las Torres” a la actual Rivadavia.- La Catedral era el punto referencial de la ciudad.- Al Norte se extendió el barrio de San Nicolás.- Tuvo origen en el lugar llamado “Barrio Recio” donde se instaló la capilla del santo y hoy está el obelisco.-

 

 

En 1769 el obispo don Manuel Antonio de la torre decidió gestionar la división de la ciudad en seis parroquias, una de ellas era San Nicolás, Socorro, Concepción, Monserrat, La piedad y La Catedral.

 

 

 

La Catedral no es de tres naves, sino que tiene cinco. Si se observa bien será posible encontrar que, atravesando las arcadas laterales que encuadran las Capillas, hay arcadas comunicando de corrido, que convierten el tránsito de Capilla a Capilla, en una nave de cada lado. El órgano de la Catedral fue construido en Alemania en 1871 y se instalo 4 años mas tarde. Sus 2846 tubos tienen una potencia acústica equivalente a una potencia de 100 músicos.

 

Palacio arzobispal y la Curia Metropolitana construidos en 1852.

Esta situado al lado de la Catedral, frente a la Plaza de Mayo donde antiguamente existía un cementerio ya que según la costumbre imperante en la época se enterraba en las iglesias y sus adyacentes hasta que Rivadavia lo prohibió habilitando como cementerio publico "la huerta de los Recoletos". El antiguo enterratorio quedo convertido en un baldío al no poderse realizar en el inhumaciones. Después de la caída de Rosas, el primer arzobispo de Buenos Aires Monseñor Mariano José de Escalada levantó sobre el un palacio arzobispal obra de Pedro Fosatti y construido por Pedro Renom. La construcción consta de 11 pisos destinados a la organización y funcionamiento de las tareas del arzobispado de Buenos Aires. Fossati proyectó la Curia Metropolitana. Este edificio fue incendiado en 1955 por militantes peronistas, como una de las acciones trágicas ocurridas dentro del enfrentamiento del Gobierno Nacional con la Iglesia Católica. Los archivos demás de 80000 legajos, que contenían la historia de la religión desde 1600, se convirtieron en cenizas. Antes la Curia se hallaba anexada a la Catedral pero ahora entre el templo y la edificación existe un jardín donde se ha dispuesto la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, el proyecto pertenece a la arquitectura de Alfredo Casares y Julio Aranda y el Ingeniero Luis Argüí. La obra de Pedro Fosatti de mayor trascendencia fue el Palacio San José, residencia de Justo José de Urquiza en Entre Ríos. También para el gobernador entrerriano proyectó el saladero conocido como Palacio Santa Cándida. En la ciudad de Concepción del Uruguay realizó la Basílica Inmaculada Concepción.

 

 año 1896

 

Vista de la pirámide de Mayo en el centro de la plaza.

La pirámide sufrió importantes reformas, pero no fue destruida ya que fueron aprovechados los antiguos materiales quedando integrados con la nueva. En la esquina donde esta la Municipalidad nace la Diagonal Norte. La Avenida Presidente Roque Sáenz Peña.

 

 

 

 

 

Presenta doce columnas que simbolizan los doce apóstoles y un bajorrelieve que representa al encuentro de Jacob con su hijo José en Egipto. Allí en el centro se vislumbran las famosas pirámides. La cúpula es barroca. Tuvo torres ya que la calle Rivadavia se llamaba calle de las Torres por las que tenia este templo en 1779. Los primeros tranvías a caballo comenzaron a recorrer Buenos Aires al rededor de 1865.

 

 

año 1915- La ornamentación del frente es un dibujo del francés Dubordieu. La historia de este pueblo de pastores de ovejas que migran de Canaan a Egipto impulsados por la sequía, asi como es descripta en el génesis.

 

 

 

AYER-HOY

 

1923

 

 A la izquierda se observa El “Palacio Municipal”, situado enfrente del Cabildo, es uno de los edificios que bordean la histórica Plaza de Mayo. Es el actual edificio del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, ex sede de la Intendencia Municipal. Se construyó entre 1891 y 1902 y la obra fue dirigida por el arquitecto Juan Cagnoni.

 

 

 

 

En 1849 este templo tuvo una araña de cristal de 36 luces colocada por el Gobernador Rosas. En 1904 fue redecorada y sus increíbles arañas fueron donadas a distintas Iglesias. Las arañas que estaban en Las capillas de la Virgen Dolorosa y de San Pedro fueron trasladadas a la iglesia San Cristóbal. En esa esquina nace la Diagonal Norte.

 

En 1862 el escultor francés Joseph Dubourdieu representó el reencuentro del patriarca José con sus once hermanos -que conformaban las doce tribus de Israel- y con su padre Jacob. Quería aludir con esa escena a la reincorporación de la provincia de Buenos Aires al resto del país después de la batalla de Pavón el año anterior. Como aquel encuentro bíblico había ocurrido en Egipto, Dubourdieu usó las pirámides como fondo.

 

 

 

 


El piso de La catedral es de mosaico veneciano hecho en Inglaterra y diseñado por el arquitecto Morra

 

 

Mausoleo donde descansan los restos del General Don José de San Martín en la Catedral de Buenos Aires, y detalle de la urna con los restos del Soldado Desconocido de la Guerra de la Independencia, que se encuentran en el mismo lugar.
 
 
 
 
 
 
 

Desde los tiempos coloniales funcionó, contiguo al templo, el enterratorio de la Catedral. Tenía un cerco de ladrillos, erizado con trozos de vidrio para evitar el ingreso de los que merodeaban por la Plaza Mayor. En su mismo terreno había un modesto edificio donde tenía asiento la Curia. En 1822 el cementerio de la Catedral fue clausurado por haberse abierto el de la Recoleta.

 

 

 

 

A la izquierda se encuentra la Catedral Metropolitana del año 1755. Desde la fundación de Buenos Aires en 1580, este sitio fue destinado para iglesia, cuando Juan de Garay clavó una cruz en el terreno asignado a la Catedral, el primer edificio construido de adobe y madera, era muy precario y hacia 1605 corría riesgos de derrumbarse, así el gobernador Hernandarias lo mandó a demoler ese mismo año. En su lugar se construyó otra, que terminó derrumbada en 1618. Pero ese mismo año comenzó a proyectarse otra nueva, pero que resultó más pequeña que la anterior. Así en 1621 ya se proyectaba realizar otra iglesia para la Catedral.

Ya el 19 de enero de 1621 Buenos Aires fue elevada a diócesis, así que requería urgentemente de un nuevo edificio acorde a las necesidades. Sin embargo el edificio no cumpliría con las necesidades, así en 1662 se solicitaron 5000 pesos del tesoro real para la construcción de un nuevo edificio. Ya para 1671 el flamante edificio de techo de madera, tres naves y una torre estaba listo. Sin embargo la baja calidad de los materiales utilizados acusaban un pronto deterioro. En 1678 comenzaron las obras de remodelación, pero durante las mismas el techo se desplomó y además se mandó a demoler la torre. Por todos estos problemas y sumados los económicos por falta de fondos retrasaron las obras.

Recién en 1690 las tres naves volverían a estar recubiertas, pero la fachada exterior permaneció inconclusa. A pesar de las limosnas donadas por los vecinos y los fondos recaudados la obra seguía inconclusa, y para 1722 el enemigo eterno de esta iglesia, el techo, amenazaba nuevamente con derrumbarse. Así se juntaron fondos nuevamente del Cabildo y vecinos sumados a los 5000 pesos donados por Tomás Trupp, para las campanas; de esta manera se terminó en 1725 la cuarta iglesia que se había construido en este solar desde la fundación de la ciudad.

Durante las siguientes décadas se hicieron obras de ampliación y remodelación, sin embargo a las 9 de la noche del 23 de mayo de 1752 se derrumbó una parte de la catedral y entre las 6 y 7 de la mañana siguiente se desplomaron las tres bóvedas de las naves. Así que se la mandó a demoler completamente.

En 1754 Domingo Basavilbaso, hombre de confianza del obispo se hizo cargo de la dirección de la obra. De esta manera en 1758 quedaba inaugurada la actual Catedral. La única diferencia que se nota del siglo XVIII (18) a la actualidad, es que en 1804 comenzaron las obras de agregado de columnas en el frontis, las cuales se detuvieron en 1807 y fueron retomadas en enero de 1822 y concluyeron en 1823.

Toda una historia la de esta iglesia, que por suerte desde 1758 no volvió a caerse.

 

 

 

 

De los once virreyes del Río de la Plata solo dos están enterrados en Buenos Aires: Joaquín Del Pino, en la Catedral Metropolitana; y Pedro de Melo de Portugal y Villena, en la iglesia San Juan Bautista. El capellán del templo, Pedro Sardoy, descubrió en 1910 un camino de hormigas contiguo al patio del convento, que partía del sepulcro virreinal. Exhumado el virrey, se descubrió que provenían de su calavera! Los religiosos limpiaron los huesos y retiraron además una espada de oro y plata que llevaba Melo entre las manos, arma que fundieron para realizar una patena de celebración sacramental.

 

 

 

 

       
           


 

Todas las imágenes e información aquí publicados han sido obtenidas de Internet, todas pertenecen a sus creadores. Si en algún momento algún autor, marca, etc. no desean que estén aquí expuestas, solicitamos que nos contacten para poder tomar las medidas oportunas. Si alguno de sus autores desea que su material sea retirado agradecemos que lo comunique ya que no pretendemos aprovecharnos de sus trabajos, solo darlos a conocer en forma de cultura y sin fines de lucro. Gracias