MUSEO

 DE

BELLAS ARTES

 

 

Arcón de Buenos Aires

 

 

 

 Museo Nacional de Bellas Artes, sito en Av, del Libertador 1473

 

 

 Fue instalado aquí en 1933. Ocupa actualmente la antigua Casa de Bombas, edificio perteneciente a los establecimientos Recoleta de Obras Sanitarias de la Nación (1870).

El Museo Nacional de Bellas Artes fue inaugurado el 16 de julio de 1895 y su primera sede funcionó en las galerías del Bon Marché, donde en la actualidad se encuentran las Galerías Pacífico. Abrió sus puertas al público un año después, 25 de diciembre de 1896, bajo la dirección Eduardo Schiaffino.

En 1909 el museo había multiplicado su acervo por veinte, por lo que tuvo que ser mudado a un nuevo edificio. El edificio elegido fue el Pabellón Argentino, una estructura de hierro y vidrio construida en la Plaza San Martín para representar a la Argentina en la Exposición Universal de París de 1889. El MNBA funcionó en ese edificio hasta 1932, cuando comenzó a ser trasladado a la Casa de Bombas, su actual ubicación.

 

 

La Casa de Bombas había sido cedida a la Comisión Nacional de Bellas Artes en 1931 por la Municipalidad de Buenos Aires. En este edificio, construido en 1870, antiguamente se filtraba el agua del río y se la enviaba a un tanque ubicado en la Plaza Lorea. Las reformas del edificio fueron encargadas al arquitecto Alejandro Bustillo, quien proyectó salas espaciosas y bien iluminadas, y concibió un itinerario espacial ordenado con el menor cansancio de atención o movilidad del visitante, algo adoptado de los museos europeos. La mudanza a esta nueva sede comenzó en septiembre de 1932, y el museo fue reinaugurado el 23 de mayo de 1933, acto que contó con la presencia del Presidente Agustín P. Justo.

A partir de ese momento la nueva sede edilicia del MNBA sufrió varias modificaciones, la primera reforma importante fue en 1961, cuando se construyó un pabellón para la exhibición de las muestras temporarias. En 1980 se inauguró la sala más amplia del museo, con 1.536 m2, que actualmente alberga la colección de Arte Argentino del siglo XX. En 1984 fueron concluidas las obras del segundo piso, que incluyeron diferentes departamentos técnicos y administrativos y las dos terrazas de esculturas.

Actualmente el museo cuenta con 34 salas de exhibición, 24 ubicadas en la planta baja (2.000 m2), 8 en el primero (2.200 m2) y 2 en el segundo (410 m2). En la planta baja puede encontrarse una biblioteca especializada en arte, con un patrimonio de 150.000 volúmenes; mientras que en el primer piso fue construido un auditorio de 320 m2, donde se realizan diferentes actividades artísticas. El patrimonio del museo alcanza en la actualidad 12.713 obras. El edificio fue diseñado por el arquitecto Mario Álvarez, posee una superficie de 2.500 m2 y al no ser un edificio reciclado, sino construido especialmente para albergar al museo, está dotado de una amplia funcionalidad. El museo cuenta con cuatro salas, tres para albergar la muestra permanente de 215 obras y la restante para las exhibiciones temporales, y un auditorio para 400 personas que es utilizado para diversas actividades culturales.

 

Fue la ex-Casa de Bombas en Recoleta ( edificio perteneciente a los establecimientos Recoleta de Obras Sanitarias de la Nación  en 1870).

 

el edificio fue reformado en el 1933 por Alejandro Bustillo. Esta sobre la avenida hoy Libertador

 

La Casa de Bombas había sido cedida a la Comisión Nacional de Bellas Artes en 1931 por la Municipalidad de Buenos Aires. En este edificio, construido en 1870, antiguamente se filtraba el agua del río y se la enviaba a un tanque ubicado en la Plaza Lorea. Las reformas del edificio fueron encargadas al arquitecto Alejandro Bustillo, quien proyectó salas espaciosas y bien iluminadas, y concibió un itinerario espacial ordenado con el menor cansancio de atención o movilidad del visitante, algo adoptado de los museos europeos. La mudanza a esta nueva sede comenzó en septiembre de 1932, y el museo fue reinaugurado el 23 de mayo de 1933, acto que contó con la presencia del Presidente Agustín P. Justo.

A partir de ese momento la nueva sede edilicia del MNBA sufrió varias modificaciones, la primera reforma importante fue en 1961, cuando se construyó un pabellón para la exhibición de las muestras temporarias. En 1980 se inauguró la sala más amplia del museo, con 1.536 m2, que actualmente alberga la colección de Arte Argentino del siglo XX. En 1984 fueron concluidas las obras del segundo piso, que incluyeron diferentes departamentos técnicos y administrativos y las dos terrazas de esculturas.

 

 

demolida en 1869

 

 

 

Panorámica de la zona de Plaza Francia y del Cementerio del Norte (Recoleta). El edificio con chimeneas al pié de la foto es la antigua Casa de Bombas de Agua de Recoleta al Norte, que – modificaciones y adaptaciones mediante a cargo del Arqto. Alejandro Bustillo – se convirtió en la sede del Museo Nacional de Bellas Artes a partir de 1933. Se destaca detrás del triángulo Azcuénaga-Pueyrredón-Las Heras, la Catedral Gótica de la Facultad de Ingeniería y esa diagonal es el nacimiento de la Av. Pueyrredón-Aun no estaba Buenos Aires Design-

 

 

 Esa edificación de destino al Museo Nacional de Bellas Artes. En marzo de 1928, siendo presidente Alvear y dirigiendo Martín Noel la Comisión Nacional de Bellas Artes, se había llamado a concurso para un nuevo museo dentro del proyectado Parque del Retiro sobre la barranca de la Plaza San Martín. El 1er, premio se otorgó a los arquitectos C. A. Herrera Mac Lean y Rafael Quartino Herrera, el 2do. a Bunge y Roca y el 3ro. a Angel Guido. Con la decisión de su traslado provisorio a la ex-Casa de Bombas se propuso que el reciclaje lo realizaran los ganadores, pero tras el derrocamiento de Yrigoyen y la renuncia de Noel a los pocos meses, la Revolución nombró a AB para esa tarea en noviembre de 1931. Lo más relevante de esta obra (inaugurada en mayo del '33) es la diafanidad, amplitud y neutralidad de sus salas, el ascetismo de su caja ciega en medio del parque (previa eliminación de las chimeneas, almohadillados, pilastras y bajorrelieves), y el rediseño del pórtico, de impresionante escala. La primera sede abrió sus puertas un 25 de diciembre de 1896  en  las  galerías del Bon Marché, de la calle Florida 785,  un edificio construido para albergar la tienda de origen francés y donde actualmente se sitúan las Galerías Pacífico. El edificio fue  reformado por el arquitecto Alejandro Bustillo, quien lo adaptó a las necesidades de un museo. Bustillo conservó el frente original y proyectó un nuevo pórtico. En el interior la remodelación se realizó de acuerdo con un modelo de exhibición moderno, de salas espaciosas, correctamente iluminadas y paredes lisas con el propósito de contribuir a una lectura directa de las obras expuestas. En su transformación, el arquitecto concibió para el MNBA un itinerario espacial ordenado, para que el visitante disfrute de una contemplación atractiva e instructiva.Desde su inauguración en la sede actual, el museo fue sometido a varias reformas. En 1961 se le adicionó un Pabellón para  exhibir las muestras temporarias.

 

Actualmente el museo cuenta con 34 salas de exhibición, 24 ubicadas en la planta baja (2.000 m2), 8 en el primero (2.200 m2) y 2 en el segundo (410 m2). En la planta baja puede encontrarse una biblioteca especializada en arte, con un patrimonio de 150.000 volúmenes; mientras que en el primer piso fue construido un auditorio de 320 m2, donde se realizan diferentes actividades artísticas. El patrimonio del museo alcanza en la actualidad 12.713 obras, (que comprenden pinturas, esculturas, tapices, grabados, dibujos y objetos) de las cuales se exhiben menos de 700. A más de los autores de las colecciones citadas a continuación se encuentran obras de Rembrandt, Rubens, Renoir, Cézanne, Morandi, El Greco, Rodin, Marc Chagall entre otros genios mundialmente reconocidos del arte. Asimismo se encuentran obras de destacados pintores y escultores argentinos como: Cándido López, Castagnino, Benito Quinquela Martín, Fernando Fader, Xul Solar, Emilio Pettoruti, Thibon de Libian, Lucio Fontana, Lino Enea Spilimbergo, Enrique Alonso, Raquel Forner, Prilidiano Pueyrredón etc.

El 12 de septiembre de 2004 fue inaugurada una sede del MNBA en la ciudad de Neuquén. El edificio fue diseñado por el arquitecto Mario Álvarez, posee una superficie de 2.500 m2 y al no ser un edificio reciclado, sino construido especialmente para albergar al museo, está dotado de una amplia funcionalidad. El museo cuenta con cuatro salas, tres para albergar la muestra permanente de 215 obras y la restante para las exhibiciones temporales, y un auditorio para 400 personas que es utilizado para diversas actividades culturales.

 

 

 

haga click en la imagen para ampliar

 

 

 

 

El Centauro herido.

 

Frente a Plaza Francia, a mts del museo hay una obra magnífica de Bourdelle (1861-1929) : El Centauro herido. Los Centauros eran seres mitad caballo y mitad humano. Los centauros eran adeptos a las bebidas y en la boda de Piritoo, rey de los lapitas, con Hipodamía, uno de ellos, Euribión, embriagado intentó raptar a la novia y desencadenó una violenta lucha conocida como Centauromaquia. Mediante un proceso de transformación de una historia terrestre en un mito ejemplificado en la bóveda celeste, los centauros se convirtieron en la constelación zodiacal de Sagitario. Aquí se hace referencia a uno llamado Quirón, quien herido accidentalmente por la flecha envenenada de Hércules y, atormentado por el dolor, ruega a Júpiter que le conceda la posibilidad de morir (pues era inmortal), y éste le concede ese favor. Era manso, justo y bondadoso. Tenía amplios conocimientos. Fue quien le enseñó la medicina a Esculapio. Muchos héroes griegos, entre ellos Hércules, Aquiles, Jasón, los Dioscuros, Teseo, Meleagro, fueron educados por Quirón. En uno de los trabajos de Hércules, cuando este luchó contra la hidra de Lerma, Quirón fue herido y perdió el don de la inmortalidad. Prometeo, que había entregado el fuego a los hombres, fue encadenado por Zeus a una montaña, mientras un águila devoraba su hígado en un suplicio permanente, como castigo que el padre de los dioses y de los hombres le había impuesto por su osadía. Heracles lo liberó del suplicio pero Zeus exigió una víctima en el lugar de Prometeo: el centauro Quirón aceptó morir en su lugar.

 

El “Centauro Herido” de Bourdelle nos presenta precisamente el desgarrante dolor de Quirón por la herida sufrida. El más sabio de los centauros, el que dominaba el arte de curar, el que tenía la capacidad de autocurarse y curar a los demás, entrega su vida, para liberarse de la única herida que no podía combatir. Es un sacrificio que Quirón experimenta, para salvar a Prometeo, que se había pronunciado a favor de los hombres engañando a Zeus. Sagitario representa a los centauros en general, pero específicamente es la historia celestial de Quirón. Nos encontramos frente a una escultura que nos transporta no sólo a la mitología griega sino también a uno de los temas centrales de la libertad de los hombres: el sacrifico que libera y redime.

 


La estatua esta erigida sobre un pequeño basamento de piedra, se erige la figura ejecutada en bronce de El Centauro figura mitológica que se encuentra en actitud doliente, por haber sido herido. Sobre su parte posterior, se apoya un instrumento musical (lira) y recogidas sus patas posteriores. "Centauros" monstruos fingidos, mitad hombre, mitad caballos, que habitaban en Tesalia. En el año 1933 se encontraba emplazado en la Plaza Seeber.

 

 

Heracles Arquero

 


Cerca de esta escultura, coherentemente, se encuentra una bellísima estatua de Hércules arquero, el formidable héroe griego, en pleno despliegue de fuerza y potencia. Lo sorprendente es que Hércules apunta su flecha precisamente hacia Quirón, que está a unos cien metros de distancia. Heracles arquero, realizada en 1909, es la escultura más conocida del escultor Antoine Bourdelle. Representa uno de los doce trabajos de Heracles, en el que debe abatir los pájaros del Estínfalo.

Surgió a partir de un encargo del financiero y mecenas Gabriel Thomas. La obra inicialmente iba a ser de un sólo ejemplar según los deseos de Gabriel Thomas. Presentada en el Salón de la Sociedad Nacional de las Bellas Artes de 1910, la escultura de bronce dorado causó sensación.

La Municipalidad de Buenos Aires compró una copia a su autor, a fines de los años 30, en 20.000 pesos (entonces era intendente César Caccia).

 

 


Es una de las esculturas más importantes que tiene Buenos Aires, estuvo guardada por cuatro años (2001-2005) en los talleres de Monumentos y Obras de Arte, pertenecientes a la Dirección de Espacios Verdes. La ubicación del "Heracles Arquero" en la Plaza Dante (Libertador, Figueroa Alcorta, Pueyrredón y Emilio Petorutti) no es un capricho. Junto a "El último centauro", otra obra de Bourdelle colocada a pocos metros, componen una dupla escultórica que remite a la mitología griega."Es una escultura de bronce hueco hecha a la cera perdida; fue concluida en 1909, mide 2,40 metros de altura por 2,30 de longitud y pesa más de 500 kilos. Esta obra —de ruptura con el espíritu romántico de Rodin— establece una bisagra en la historia de la escultura del siglo XX: la integración de las líneas planas y los vacíos que demarcan hacen del espacio un volumen, abriendo las puertas del arte escultórico a la modernidad.



La obra está, en la Plaza Dante, frente a la Facultad de Derecho desde el 17 de julio de 1944, su primer destino había sido, en 1938, la Plaza Lavalle.