PARQUE

 

 JAPONÉS

 

Arcón de Buenos Aires

 

 

 

 

PARQUE JAPONÉS- ITAL PARK

 

Existió un primer y autentico Parque Japonés que dejo de existir en 1930. En 1930, desaparecía, funcionaba con permiso precario desde 1925, año en que había caducado la concesión municipal. Su autor fue el arquitecto Alfredo Zücker (1852-1913), nacido en Suiza que diseñó el Plaza Hotel para la empresa Villalonga en Balcarce y Moreno. Se situó en 1911 en Libertador y Callao y se ambientó al estilo oriental. Fue considerado a nivel mundial una obra maravillosa. En diciembre del 1930 cierra a causa de un incendio. 

 

 


Parque japonés instalado frente al Palais de Glacé.

 Véase Av. Libertador sin transito y con carros y el monumento a Alvear.

 

 

Primer parque japonés luego del incendio 1911

 

El final


La concesión municipal original caducó en 1925 y el parque continuó funcionando con un permiso precario. Nada anormal sucedía. Cinco años después, en el mediodía del 26 de diciembre fue destruido por el fuego. Ya no se trató de un incendio menor sino total. Las causas que le dieron origen jamás fueron aclaradas. La Nación del sábado 26 de diciembre nos refiere que "La Montaña Rusa del Parque japonés fue destruida por un Incendio que estalló en la mañana" y al comentar el hecho descarta que se debiera a causas de origen eléctrico. La Prensa del mismo día lo hace titulando que "Un Violento Incendio Que Se Declaró Ayer a Mediodía en el Parque Japonés, Destruyó En Parte La Montaña Artificial Por Donde Circulaba El Tren Eléctrico", invalidando también la hipótesis del origen eléctrico del siniestro, informando en cambio que "el fuego pudo iniciarse a consecuencia de haberse desprendido una chispa de alguna de las locomotoras del ferrocarril Central Argentino que realizan maniobras por las vías próximas a la montaña...".

 

 

El "otro Parque Japonés"

 

 Se construye en Buenos Aires en el año 1939 en los terrenos donde hoy está el Hotel Sheraton del barrio de Retiro) y cierra sus puertas en 1961. Se llamom tambien: "Parque Retiro". En el área comprendida entre Leandro Alem, San Martín, Eduardo Madero y la prolongación imaginaria de  Marcelo T de Alvear se inaugura en 1939 el NUEVO PARQUE JAPONÉS que perduró durante 20 años.

 

Entre los años 1944 y 1945 cambia su nombre por el de "Parque Retiro", debido a la declaración de guerra al Japón por parte de la Argentina. Era una típica feria de atracciones que mezclaba juegos de tiro al blanco con atracciones mecánicas, tenía además un circo con diversos espectáculos entre los cuales se encontraba la exhibición de ciertos fenómenos humanos como enanos, mujeres barbudas, faquires, etc. A finales de la década del 50 se produjo una declinación económica que llevó a que el parque fuera cerrado y demolido en el año 1961.



El esfuerzo de dos empresarios Gustavo Meyers y Gaspar Zaraqueta, permitió la nueva apertura de un
nuevo parque japonés, el nuevo emplazamiento fue en Retiro, en el sector de los depósitos ferroviarios de las Catalinas, limitado por las calles San Martín, Charcas, Leandro N Alem y Eduardo Madero, es decir donde hoy esta el complejo edilicio Catalinas Norte, el acceso era por San Martín donde hoy esta el Hotel Sheraton. Hacia fines de los años 50 se produjo una declinación terminal, que provocó que en 1960 el parque estuviera inactivo.

 

 

haga click en la imagen para ampliar  

1942 - Y para finalizar, una vista de las Plazas Britania y San Martín y del frente del  Parque Japonés, donde - desde los años 70 - se levanta el Hotel Sheraton.

 

 

Se construyó en Buenos Aires en el año 1939 en los terrenos donde hoy está el Hotel Sheraton del barrio de Retiro) y cerró sus puertas en 1961.

 

 


Hasta aquí no hay algo que llame especialmente la atención, a no ser la referencia al "Parque Japonés". Sin embargo, todavía hoy, en 2007, es común escuchar a personas mayores de sesenta años contar anécdotas y recuerdos sobre ese lugar.

 

Confusión respecto a su ubicación:

El primitivo parque Japonés estaba emplazado en los terrenos que tenían acceso por la esquina de Paseo 9 de julio, hoy Avenida del Libertador y Callao. La inauguración oficial se realizó el viernes 3 de febrero de 1911. Estamos hablando del primer “Parque Japonés” y no del “ otro Parque Japonés” que después se llamó “Parque Retiro” que llegaba hasta la calle Córdoba.

 

La confusión que se da es porque el primer “Parque Japonés” inaugurado en 1911 cerró en 1930, y tiempo después en 1939 abrió uno también llamado popularmente “Nuevo Parque Japonés”. La estructura e instalaciones de este último nada tenían de japonesas, después pasó a llamarse “Parque Retiro” hasta su cierre y demolición en 1962; más tarde esos terrenos servirían a la construcción del conocido Hotel Sheraton.

 

 

Vista de la plaza Britania en Retiro y a la derecha en el borde se divisan los galpones de las Catalinas donde estuvo ubicado el segundo parque Japonés. Al fondo el rio de la Plata.

 

 

La inauguración oficial del primer parque ubicado en Callao se realizó el viernes 3 de febrero de 1911 y fue abierto al público al día siguiente. El diario La Nación de ese viernes publicó una nota de cinco columnas con dos fotografías con los epígrafes "Circo Romano" y "Estación del Ferrocarril Panorámico". De ese artículo transcribimos el siguiente fragmento: "En el parque japonés se realizó anoche la fiesta con que obsequiaba a los miembros de la prensa el directorio de las exposiciones internacionales, con motivo de la próxima inauguración. Orientado en la dirección del Paseo de Julio, con ubicación dentro de las seis hectáreas de terreno comprendidas entre la línea del ferrocarril Central Argentino, Callao y Recoleta, aquel tiene tres entradas; Una principal frente a la calle Ayacucho, la de carruajes y automóviles con acceso al restaurant del Club Japonés, correspondiendo la otra a Callao, inmediata a la falda sur del volcán Fuji-Yama.

 

 

 La montaña del Fuji Yama y su tren:  Fue replica del volcán Fuji Yama que se erigió  sobre la orilla acantilada del gran lago, semejando un paraje extraño y bello. El volcán Fuji Yama con su cráter entre nieves eternas se abria a considerable altura sobre el nivel de los lagos. Entre medio de esa montaña de dos cumbres de cuadra y media penetraba en sus vertientes y abismos por los rieles un famoso tren panorámico. Durante el recorrido de 1.400 metros, se recorrían valles, se ascendían cuestas, se deslizaban pronunciadas pendientes, pasaba por túneles y siempre en todo instante se experimentaba la sensación de un viaje paradisíaco. Dentro del Fujiyama se encontraba un estanque interior con grutas.

 

 

 

 

El LátigoThe Whip (El Látigo) es una atracción diseñada y construída por William F. Mangels, quién la patentó en 1914 y rápidamente se convirtió en una atracción extremadamente popular.
En el parque de Coney Island existían 2 Látigos que comenzaron a funcionar en 1920, uno de ellos funcionó hasta 1949, año en que (supongo) es vendido ni más ni menos que a nuestro Parque Retiro. El juego se encuentra actualmente en los parques de Luján, y había planes para restaurarlo.

 

 El circo romano: Reproducción del de la antigua ciudad de los Césares, se levantaba en primer término con sus ciento veinte columnas, seis esfinges y los dos pabellones que flanquean el escenario inmenso, abierto al cielo y en donde son posibles los desfiles interminables de cabalgatas y comparsería por las dos rampas laterales que desde los subterráneos asciendian a la arena. El circo contaba con una capacidad pera 3500 espectadores sentados y el anfiteatro ofrecía la particularidad que desde cualquier punto de observación no se perdía detalle de lo que ocurría en la arena o en el escenario. Los palcos y los asientos estaban construidos como el auténtico circo romano.  Se presentaban fieras que las guardaban en cautiverio.

 

 El circo Berlín: También funcionaba en ese lugar.

 

 Las ruinas de Taj Mahal

 

 Dando vuelta por la avenida principal de los jardines y rodeándole circo romano hacia el norte, se hallaban las ruinas de Taj Mahal al margen del lago menor donde se tomaba el tren panorámico y sobre el canal que luego cruza las entradas del monte hasta comunicar, como se ha dicho, con el gran lago. En estas ruinas empalmaba la línea de los botes del WaterChute con los trenes del Fuji-Yama. Estos botes hacen un recorrido subterráneo y ondulado antes de salir lanzados al lago menor, igual en longitud y duración al de los trenes.

 

 

Aparte de otras numerosas diversiones que tiene el parque japonés, como la reproducción del terremoto de Mesina, donde se presencia desde el comienzo al fin el desastre que aniquiló a esta ciudad, el círculo de la risa donde una simple ley física es aprovechada para pasar un rato de hilaridad, riéndose de los otros y de sí mismo, está la curiosa aldea indostánica establecida en el extremo norte de los jardines con sus talleres y fábricas, bazares y objetos de la India.

 

Dos lagos bañaban la falda del Fufi-Yama, el gran lago y el lago menor, con una diferencia de nivel de 0,65 metros, lo que determina, por medio del canal subterráneo citado y un aparato elevador, el movimiento continuo de las aguas. Entre los lagos estaba el Volcán. El público podía navegar en canoa. Se destacaban alli quioscos japoneses de la isla de las Geishas.

 

 

Vuelta al Mundo del parque japonés
La primera vuelta al mundo del mundo se llamó Ferris Wheel debido a su inventor George Ferris, fue creada especialmente por él en el año 1893 para la World´s Columbian Exposition realizada en Chicago. Fue creada para competir ni más ni menos que con la torre Eiffel, presentada unos años antes en la exhibición de París en 1889.  Era una mole impresionante para la época, con sus 80 metros de altura y 36 góndolas cada una del tamaño de un autobús, podía transportar a 2.160 personas!!! Era impulsada por 2  motores A VAPOR de 1000 HP cada uno!!!

 

El Edificio Kavanagh que vislumbra atrás es una torre de departamentos situada en el n.º 1065 de la calle Florida, frente a la Plaza San Martín, en el barrio de Retiro de la ciudad de Buenos Aires.

 

 

 

Paisaje pintado para sacarse fotos con amigos

 

Paisaje porteño para sacarse fotos con amigos

 

 

Terremoto de Messina:  La atracción “Terremoto de Messina” funcionó en el archi-recontra-famoso parque de Coney Island y parece que se inauguró allí en 1908. Esta atracción-show era una reproducción del terremoto de Messina donde se presenciaba desde el comienzo al fin el desastre que aniquiló a esta ciudad. Tenía una tecnología muy de avanzada para la época, que permitía efectos especiales tales como el resquebrajamiento del suelo y la simulación del tsunami posterior, entre otras cosas.

 

El Club Japonés:  Una construcción de estilo nipón que fue el punto de reunión para las clases elegantes. Llamaba la atención en el comedor de invierno la reproducción exacta del templo Nico de Tokio. El pabellón de música es de líneas graciosas y delicadas que se destacaba en las inmediaciones del club y frente a la casa de té (TiaYa).

 

Cerca del club y frente ala "Casa de Té" se encontraba el "Pabellón de música", de graciosas líneas y excelentes condiciones acústicas.

 

La Pista del Circo del parque Japonés convertida en pista de baile el 4 de abril de 1939

 

 

 

Cerca de 40.000 personas que lo visitaban los fines de semana y 15.000 que llegaban en día hábiles buscaban también otro tipo de emociones, como la de contemplar los llamados fenómenos de feria, como la mujer más gorda, la barbuda, el hombre más alto y el más pequeño.

Los juegos mecánicos, en tanto, en su mayoría habían sido traídos de Estados Unidos, y algunos todavía subsisten en un parque de diversiones de Luján. Además era posible disfrutar de salones de baile de estilo español, y las típicas casetas de tiro al blanco y otras habilidades. El ambiente no sólo atraía a familias enteras; muchos desprevenidos cayeron en los redes de malandrines varios.

 

 

Pileta de natación, estaba frente a la estación del ferrocarril San Martín en Retiro.

 Noviembre 1938- predio que perteneció al parque japonés.

 

Foto de 1976- El Hotel Sheraton en el los terrenos que ocuparon el parque-Fue construido entre 1969 y 1972 y se transformó en el primer edificio del conjunto urbano Catalinas Norte

 

 

El "Ital Park" en el predio del antiguo y primer parque Japonés

 

En 1960 se sitúa alli el "Ital Park". En el Ital Park  los hermanos Zanón encargaron de Italia 35 juegos electrónicos para instalar en el predio de 6 hectáreas de Libertador y Callao. Los autitos chocadores, la montaña rusa y el juego de las tazas (que se construye enteramente en este pais) fueron los grandes atractivos de la época. El Ital Park fue victima de grandes incendios. En 1978 se destruyó por completo el famoso tren fantasma. En 1989 otro incendio afecto la pista de autos denominada Súper Monza. La humareda que se genero obligo a cortar el transito de Libertador y Callao. El mismo año se incendió el Laberinto del terror. El final del parque estuvo marcado cuando una adolescente de 15 años en 1990 en vacaciones de invierno cayó de un juego en un horario muy concurrido. Alli el parque fue clausurado. Pero esos parques, también desaparecidos, ya corresponden a otra historia y a un Buenos Aires diferente.

 

 

 

Autitos chocadores- la gran atracción del ital-park

 

Otra gran atracción del ital-park

 

 

 

 

 

Ital park instalado frente al Palais de Glacé.

 Véase Av. Libertador y el monumento a Alvear.

 

 

 

 

 El Parque Japonés fue el mejor y más completo que el Coney Island, el Luna Park de París, o la gran White City, de Londres, por cuyo triunfo merece el autor del proyecto, señor Zücker, una entusiasta felicitación, que haremos extensiva al director general, señor Richard Savade, por el acierto demostrado en la organización interna del parque".

 

Alfredo Zücker en Buenos Aires también dejó su impronta arquitectónica, entre las que se destacan el edificio para la Empresa Villalonga, en la esquina de Balcarce v Moreno, y uno de los primeros rascacielos de Buenos Aires, el Plaza Hotel, de 60 metros de altura, concretado por encargo de Ernesto Tornquist en 1908. Allí incorporó a gran escala las por entonces novedosas carpinterías de hierro. Otras maravillosas realizaciones fueron el ya demolido Avenida Palace Hotel, el Gran Hotel Casino en Vértiz y Pampa; la Casa Galmarini en Alsina 1867 y el parque de diversiones que motiva esta nota.

 

El segundo Parque Japonés (Retiro):  parque que se inauguróo en 1939 en el predio de los antiguos depósitos ferroviarios de Catalinas. Era un parque de diversiones con juegos mecánicos, locales de baile, circo, etc. Este nuevo parque no poseía el brillo de su antecesor. El primer parque japonés era un parque temático con un diseño muy cuidado mientras que éste era una feria de atracciones donde abundaban los kioscos de tiro al blanco, se exponían personajes curiosos y abundaban los juegos como montañas rusas, autos chocadores, calesitas, etc. Durante la Segunda Guerra Mundial cambia su nombre a Parque Retiro. Hacia fines de los años 50 comienza el declive y el cierre definitivo se produce en 1960, cuando inaugura en los terrenos del viejo parque japonés un moderno competidor, el Ital Park. Hoy en su lugar se levanta el Hotel Sheraton.

 

  Testimonios del Parque Japonés quedan muy pocos testigos. Es muy difícil encontrar, pues se hacen necesarios diferentes factores, como tener más de ochenta años, haber estado en Buenos Aires y gozar de buena memoria.

 

En 1865 comenzaron a llegar a Buenos Aires artistas de circos extranjeros. En 1908 llegaron a funcionar en capital en forma simultanea 9 circos.

 

  El monte Fuji con 3.776 metros de altitud, es el pico más alto de la isla de Honshu y de todo Japón. El monte Fuji es un atractivo cono volcánico y es un tema recurrente en el arte japonés. El trabajo con mayor renombre es la obra maestra 36 vistas del monte Fuji del pintor ukiyo-e Katsushika Hokusai. También aparece en la literatura japonesa y es el tema de muchos poemas.