EL

 OBELISCO

 

 PARTE 1

 

Arcón de Buenos Aires

 

 

 

Para satisfacer los requerimientos del trazado de la diagonal Roque Sáenz Peña hoy diagonal Norte fue demolida la iglesia de San Nicolás de Bari que se situó en lugar de obelisco 300 años durante la intendencia de José Guerrico.

La iglesia estaba en la calle del Sol que más tarde se denominó San Nicolás, ahora Corrientes, en la intersección con Carlos Pellegrini que por entonces ni siquiera tenía nombre y el barrio se llamó San Nicolás gracias a la capilla.

En 1733 don Domingo de Acassuso, que ya había fundado la capilla de San Isidro Labrador en 1706, en San Isidro,  mandó construir la primitiva iglesia de San Nicolás de Bari en la intersección de las actuales avenidas 9 de Julio y Corrientes. También junto a la iglesia funcionó un refugio para doncellas y pobres. 

Es la única iglesia colonial que actualmente no existe.

 

 Increíblemente Acassuso falleció en Buenos Aires el 8 de febrero de 1727, a consecuencia de un fatal accidente mientras inspeccionaba la obra de construcción de la Iglesia de San Nicolás de Bari sufriendo una caída desde un andamio. La construcción de la iglesia era en  aquel entonces de cal y ladrillos.

 

 La ciudad era muy reducida en aquella época. También allí en esta Iglesia se izó por primera vez la bandera Nacional creada por Manuel Belgrano en una de sus torres en agosto de 1812 (en una de sus fachadas del obelisco se recuerda el hecho con una conmemorativa placa). Allí también fue bautizado San Héctor Valdivielso en 1913, el primer santo que tuvo Buenos Aires.

 

 A pocos metros de la iglesia San Nicolás se hallaba la Plazoleta de San Nicolás donde paraban las carretas que traían productos para abastecer a  la ciudad. Luego esa plaza se llamo "Plaza nueva" , fue la segunda plaza que tenia la ciudad de Buenos Aires luego de su pionera Plaza Mayor (plaza de Mayo). En 1809 cambia su nombre por plaza de la Unión Y luego por "plaza de las Artes".

 

Allí tuvieron su primer convento las monjas Clarisas Capuchinas, que llegaron en 1750 desde Chile luego de un largo y penoso viaje y solamente moraron allí hasta 1753 que fueron trasladadas  a la  iglesia de San Juan Bautista (parroquia de indios), por ser una zona poco salubre el predio que se encontraba San Nicolás.

 

Cuando se fundó la iglesia, el solar era extremadamente pantanoso. El barrio era de gente muy común y pobre que se mantenían con la matanza de ganados para el abastecimiento de la ciudad. Las inmundicias de los animales dejaban olores nauseabundos.

La bóveda del convento no estaba cubierta de tejas ni revocada por lo cual dejaba pasar la lluvia y los cimientos de la iglesia eran débiles por  lo tanto el convento no se hallaba en condiciones de ser habitado. Debido a todos esos inconvenientes las 20 monjas Capuchinas se trasladaron en un principio a la casa de don Salvador del Castillo negándoles el Cabildo el traslado que primeramente ellas habían solicitado a la iglesia de San Juan Bautista (hoy Alsina y Piedras). Luego de un tiempo el Cabildo les concedió la petición pero antes se trasladaron a la Iglesia San Nicolás incómodas y algunas bastante enfermas hasta que finalmente fueron trasladadas a la iglesia San Juan Bautista.

 

 En enero de 1871, comenzó la epidemia de fiebre amarilla, que en sus seis meses de duración dejo un saldo de 14.000 victimas entre la población de la ciudad de Buenos Aires, estimada por entonces en 190.000 habitantes.


 Las calles de Buenos Aires, estaban llenas de niños desamparados, que habían perdido sus padres, hallándose librados a su propia suerte. "En medio de esta desolación aparece un alma llena de amor hacia sus semejante, quien tiene la magnífica idea de fundar un hogar para los niños que recorrían las calles pidiendo limosna
,"El Asilo de Huérfanos". Este canónigo D. Eduardo O'Gorman  pertenecía al clero diocesano del que era miembro distinguido, párroco de San Nicolás de Bari y hermano del Jefe de Policía Enrique  O'Gorman y también hermano de Camila O'Gorman  que moraba frente a la iglesia quien en 1847 fue victima de un escándalo pasional con Ladislao Gutiérrez, un sacerdote de una iglesia vecina juzgado por el Gobernador Rosas.

 

La iglesia Nicolás de Bari  fue demolida en la década del 30 para edificar en su lugar el obelisco y fue trasladada a su sitio actual: Av. Santa Fe 1364, en el año 1936. Se encontraron varios esqueletos cuando se ensanchó Corrientes enterrados en el patio. Tan extramuros estaba la iglesia que, ante la amenaza de bombardeo de la flota británica durante las invasiones inglesas, las armas y las municiones se guardaron en San Nicolás de Bari.

 Habían sido allí bautizados  personalidades como  Mariano Moreno y Bartolomé Mitre y Manuel Dorrego.

 

La iglesia San Nicolás de Bari

 

 

La iglesia San Nicolás de Bari al fines del siglo XIX.  Es  la única iglesia colonial que actualmente NO existe. El censo que Rosas hizo levantar en 1836 señala 42.447 hombres blancos, 14.932 negros y pardos, 4000 extranjeros y 849 de tropa y familiares. En ese periodo la parroquia San Nicolás guardaba todavía la sencillez colonial de su torre, un largo frente liso sin molduras ni ventanas, hasta que en 1900 recibió las reformas. Su torre aun no poseía campana.

 

La iglesia San Nicolás estaba situada donde esta hoy el obelisco. Hoy esta situada en avenida Santa Fe 1364, es una de las mas antiguas de la ciudad, inaugurada en este predio en 1935-Conserva hoy las campanas de la iglesia demolida. En 1769 el obispo don Manuel Antonio de la Torre decidió gestionar la división de la ciudad en seis parroquias, una de ellas era San Nicolás, Socorro, Concepción, Monserrat, La piedad y La Catedral.

 

 

San Nicolás de Bari nació en el año 280 en Patara, en Asia Menor, en el sudoeste de la actual Turquía. Hombre de una extraordinaria bondad, realizó los milagros correspondientes y necesarios para su inclusión en el santoral y fue alcanzando una notable fama mundial post-morten cuando en 1087 sus huesos fueron robados por marinos italianos y llevados a Bari. Ya como San Nicolás de Bari se multiplicó su fama de generoso benefactor de los niños que lo transmutarían en el Norte de Europa y América en Santa Claus.

 

 

*** COMO NACIÓ EL OBELISCO ***

 

En el cruce de la Diagonal, Corrientes y la Avenida 9 de julio se estructuró una rotonda con el propósito de facilitar el tránsito. El intendente Mariano de Vedia y Mitre propuso erigir en el lugar un obelisco cuyo proyecto se confió al arquitecto Alberto Prebisch.

 

El Obelisco recuerda en cada una de sus caras un hecho histórico porteño: la primera fundación de la ciudad, en 1536; la segunda y definitiva, en 1580; la primera vez que se izó la bandera nacional en la ciudad, en agosto de 1812 (en la iglesia de San Nicolás, que se levantaba precisamente donde hoy está el Obelisco); y la constitución de Buenos Aires como capital argentina en 1880.


 

haga click en la imagen para ampliar

El predio donde se construiría el obelisco. Cuando se demolió la iglesia San Nicolás en el cruce de la Diagonal, de Corrientes y la Avenida 9 de julio se estructuró una rotonda, con el propósito de facilitar el tránsito una vez que la Avenida fuese habilitada.

 

El obelisco fue inaugurado en 1936, aniversario del 4º centenario de la primera fundación de Buenos Aires. Fue levantado en el término de 60 días. Pesa 170 toneladas, costó 200 mil pesos moneda nacional y fue diseñado por el arquitecto Alberto Prebisch, tucumano, uno de los principales arquitectos del modernismo argentino y autor también del vecino Teatro Gran Rex, en Corrientes y Suipacha. Fue diseñado por Prebisch y  construido por la empresa Siemens.

 

  En frente estaba la  tienda -A la Ciudad de Londres- que  después del incendio se había mudado a un edificio más chico y menos lindo en Corrientes y Pellegrini que fue expropiado en 1936 para el ensanche de Corrientes. Al final, la tienda cerró, se fundió. Se pueden ver los carteles de expropiación. El edificio de la derecha es el del Trust Joyero. Desde 1999 su espacio en el clásico edificio frente al Obelisco porteño es ocupado por una sede de la cadena de hamburguesas Mc Donalds.

 

 

OBELISCO EN CONSTRUCCIÓN 1936

Observen los carteles de cierre de la tienda "A la Ciudad de Londres"-  

Esta construcción del obelisco con el transcurrir de los años sufrió diversas modificaciones su entorno y como en la mayoría de los casos en otros monumentos, en detrimento de los mismos.

 

 

La foto no trasluce si es el ensanche de 9 de julio o los inicios de la construcción del obelisco.

 

El obelisco y sus alrededores antes del proyecto de la avenida 9 de Julio

 

Tres años después de su construcción el Concejo Deliberante dispuso su demolición pero el nuevo intendente vetó la ordenanza y no prosperaron otras tentativas por derribarlo. La altura es de 67,50 metros. Tiene cuatro ventanas, una en cada cara del ápice.

 

Su base fue remodelada , llego a convertirse en insólito árbol de Navidad y hoy es el símbolo de Buenos Aires. La puerta de acceso permite ascender por una escalera de hierro de 200 escalones con siete rellanos cada ocho metros y uno a seis metros. En la fotografía se observa el chalet que perteneció al dueño de muebles Díaz.

 

haga click en la imagen para ampliar

VEA EL OBELISCO POR DENTRO

 

La mano de los autos es hacia el rio como lo es actualmente

 

Esta foto retrata la excavación de las actuales cocheras subterráneas bajo la avenida 9 de julio mientras esta se extendía en la década del 30.

 

 

IMPORTANTE

 

1-CHALET EN CERRITO -Este curioso capricho arquitectónico esta en la terraza del edificio de nueve pisos en Sarmiento 1113, casi esquina Cerrito. El chalét está retirado de la línea municipal y mira de frente a Sarmiento. En sus dos plantas funciona la administración del edificio, y arriba de todo está el altillo, donde se experimenta el contraste entre la calidez de la cabriada de un techo a dos aguas con tirantes de madera y la vista propia de un piso alto hacia el cruce febril de Corrientes y la 9 de Julio. Al chalecito, como a todo el edificio, lo terminó de construir en 1927 el inmigrante valenciano Rafael Díaz. Su bisnieta Mónica Abal cuenta que Don Rafael —como lo llamaban todos— llegó en el 1890 y tantos. Trabajó de mozo, se asoció a otros españoles para sus primeros negocios y en los años 20 creó "Muebles Díaz" , que funcionaba en la planta baja del edificio. Cada mediodía subía allí a almorzar y después dormía la siesta hasta las cuatro en su cuarto de la planta alta. No lo quería para vivir allí. Al final de cada jornada volvía en tren a su casa en Banfield. La mueblería dejó de funcionar a fines de la década siguiente y hoy es un edificio de oficinas. Pero ahí sigue la enorme mayólica con el nombre del negocio, en la medianera oeste del edificio. Ahí sigue el chalet. Una pieza del riquísimo patrimonio arquitectónico de Buenos Aires.